¿De verdad Ud. cree que le están pidiendo responder a 3 preguntas? Pues no. Son 9.

  1. ¿Rechaza y desconoce la realización de una constituyente propuesta por Nicolás Maduro sin la aprobación previa del pueblo de Venezuela?

1.1. ¿Rechaza la realización de una constituyente propuesta por Nicolás Maduro sin la aprobación previa del pueblo de Venezuela?

1.2. ¿Desconoce la realización de una constituyente propuesta por Nicolás Maduro sin la aprobación previa del pueblo de Venezuela?

  1. ¿Demanda a la FAN y a todo funcionario público a defender la Constitución del año 1999 y respaldar las decisiones de la Asamblea Nacional?

2.1. ¿Demanda a la FAN a defender la Constitución del año 1999?

2.2. ¿Demanda a la FAN a respaldar las decisiones de la Asamblea Nacional?

2.3. ¿Demanda a todo funcionario público a defender la Constitución del año 1999?

2.4. ¿Demanda a todo funcionario público a respaldar las decisiones de la Asamblea Nacional?

  1. ¿Aprueba la renovación de los Poderes Públicos de acuerdo a lo establecido en la Constitución y la realización de elecciones libres y transparentes, así como a la conformación de un Gobierno de Unión Nacional para restituir el orden constitucional?

3.1. ¿Aprueba la renovación de los Poderes Públicos de acuerdo a lo establecido en la Constitución?

3.2. ¿Aprueba la realización de elecciones libres y transparentes?

3.3. ¿Aprueba la conformación de un Gobierno de Unión Nacional para restituir el orden constitucional?

Si de algo carece la Oposición es de lógica. Claro, si predomina la irracionalidad es obvio que no respeten las reglas lógicas.

Conste, no digo que la gente del Gobierno no lo sea también. Simplemente, la referencia al Gobierno no es por los momentos mi tema de conversación, sino el asunto de las supuestas 3 preguntas que en realidad son 9.

Todo esto sin entrar en las relaciones de implicación y de intersección entre preguntas, al punto de que, por ejemplo, si en alguna respondo afirmativamente no puedo responder negativamente en otra.

Considerando que la función de este acto de “consulta popular” o “referendo” o “plebiscito” o “arroz con mango” o como quieran llamarlo consiste en un rechazo al gobierno (con o sin constituyente, con o sin Maduro, con o sin defectos, con o sin razón, etc.), hubiera sido mucho más lógico, mucho más racional y mucho más ético si se hubiera formulado una sola pregunta como la siguiente:

¿Demanda Ud. a este gobierno que renuncie absolutamente a sus funciones de gobierno?

Una pregunta como esa obtendría exactamente los mismos resultados que la Oposición espera de esas 9 preguntas. No hacía falta tanta palabrería ni tanta hipocresía.

Como mis amigos saben, no soy “ni-ni”. Soy “anti-anti”, que es algo muy diferente. Estoy convencido de que Oposición y Gobierno es lo mismo que hambre y ganas de comer, lo cual significa que ambos son los responsables de la destrucción de este país.

Es un cáncer que comenzó hace más de 50 años y que en estos últimos diez se convirtió en metástasis, de modo que, si no ocurren cambios diferentes tanto a la Oposición como al Gobierno, enfrente sólo nos espera la muerte como país y como todo.

Lo que nos salvará será eludir la polarización. No podemos aceptar que nos arrinconen entre Oposición y Gobierno. Poner al ciudadano entre la espada y la pared es un atentado a la razón y a nuestros más elementales derechos.

Es decir, lo único que nos salvará es el surgimiento de una tercera opción que no se contamine con esos dos polos antagónicos, que no herede nada de esas dos pesadillas que nos han estado destruyendo.

A lo único a lo que siempre diré “NO” es al comportamiento ciego del rebaño bajo la conducción de líderes irracionales, intolerantes y salvajes.

Sólo espero que alguna vez brillen otras oportunidades. Llegará el día, más temprano que tarde.